juguetes caros

¿Qué decirle a tu hijo cuando te pide juguetes caros?

por

Estos últimos años viene siendo habitual que los niños pidan a sus padres como regalos de navidad juguetes costosos, o incluso tablets y smartphones. El problema viene cuando estos padres no disponen de los recursos económicos necesarios para cumplir esos deseos.

Para evitar que los padres sientan culpa por no poder darle a sus hijos lo que quieren, y a que su vez los niños no sientan desilusión por no conseguirlo, la psicopedagoga del Instituto Guestalt de Lima, Isabel Ávila, da algunos consejos. Ávila señala además la necesidad de que los padres comprendan que la celebración de la navidad no sólo implica agasajar a sus hijos con montones de regalos. “Sí papá y mamá entienden que esta fecha es la oportunidad de estar unidos en familia, expresar sentimientos, perdonar y compartir, sabrán transmitir estos sentimientos al niño”, explica.

La psicopedagoga insiste en que los niños deben aprender desde muy pequeños a sentir frustración y a experimentar la tolerancia cuando no consiguen lo que quieren. “Desde pequeños hay que explicarles que no se puede tener todo lo que se quiere, y que algunas cosas tardan y demandan más tiempo en conseguirse”, agrega.

En los casos en los que los niños ya estén habituados a recibir muchos regalos, los padres deberán sentarse y hablar con ellos con paciencia. Sería oportuno que los progenitores pudieran explicarle a sus hijos con cariño y confianza que, por esta vez al menos, no podrán darles lo que piden.

“Lo indicado es decirles de manera simple los motivos. Por ejemplo si se trata de dinero, puede manifestarle a su hijo: ‘Ahora no podemos comprar la Tablet porque no tenemos dinero. Quizá más adelante. Te amamos y queremos que sepas que lo importante es estar juntos y que la familia vendrá a casa para cenar y compartir’.

Si se les habla con calma y amor, los niños entenderán perfectamente lo que ocurre. Es normal que a algunos les cueste algo más e incluso que se enfaden, pero aún así es necesarios demostrarles cariño en todo momento y no ponerse nervioso.

Por supuesto, es mucho más conveniente que los padres no den falsas esperanzas a sus hijos cuando realmente no cuentan con los medios necesarios para cumplir sus promesas. También se desaconseja emplear frases como “no te lo mereces”. Siempre es mucho mejor ser claros y sinceros en lo que se les dice a los niños.

Comentarios cerrados