6 beneficios de los juguetes tradicionales
6 beneficios de los juguetes tradicionales

6 beneficios de los juguetes tradicionales

por

Es ya conocida la lucha que existe entre los juegos tecnológicos y los tradicionales por la atención de los niños. El éxito que han tenido los videojuegos en los últimos años los ha colocado en un lugar de preferencia dentro de los juguetes elegidos por los niños, desplazando lentamente a algunos juegos tradicionales. Desde nuestra juguetería online hoy reivindicaremos la vuelta a los juguetes y actividades que escapan de la tecnología mostrando los beneficios de los juguetes tradicionales, sobre todo en esta época donde las vacaciones y el buen tiempo invitan a desconectarnos más.

1.  Interactuar con la familia

Una de las desventajas que tienen los videojuegos es que fomentan, en varios casos, el aislamiento del niño en su habitación, perdiéndose la oportunidad de desarrollar el vínculo con las personas con quien vive (padres, hermanos, abuelos, etc.). Sin embargo, con los juegos tradicionales esto no sucede, ya que invitan a la sociabilización y el intercambio.

2.  Hacer nuevos amigos

Ligado al punto anterior, los juegos tradicionales animan a salir, a conocer otros niños y crear lazos de amistad. Ya sea quedando para jugar con los amigos que viven cerca, o sea para ir a la plaza con una pelota y que en cuestión de minutos otros niños se acerquen, se promueve la sociabilización de los más chicos, se desarrolla su parte afectiva y la empatía.

3. Desarrollo de la creatividad

Cuando se trata de los videojuegos las posibilidades se limitan a las que plantea el juego en sí mismo, mientras que en los juegos tradicionales las opciones no tienen límites. La imaginación del niño tiene que completar todo lo que no le es dado por el juguete: ¿cómo se llama este oso de peluche?, ¿dónde vive?, ¿qué puede transportar este camión?, ¿a dónde va?, ¿qué problemas puede tener en el camino?, etc. Un mayor número de preguntas se plantean, despegando la creatividad del niño para contestarlas.

4. Fomentan el movimiento

Con los juegos tecnológicos los niños pueden pasarse mucho tiempo sentados frente al móvil, la consola o el ordenador, dando lugar al sedentarismo. Por otra parte, si se juega a la pelota o se salta a la cuerda, el niño está en movimiento, desarrollando una actividad física que le permitirá combatir el sobrepeso, desarrollar más fuerza muscular y la coordinación.

5. Fuente de experiencias

En el caso de los juegos tradicionales los niños aprenden del mundo, del medio que les rodea, a través del contacto directo y de experiencias reales. Además, son fuentes de vivencias junto a niños de la misma edad, con quienes comparten sus mismas inquietudes y pensamientos.

6. Son atemporales

Muchos de estos juegos han pasado de generación en generación, logrando resistir al paso del tiempo. ¿Cuál es la ventaja de esto? Que a diferencia de varios videojuegos estos no pasan de moda.

Comentarios cerrados